CONOCE TU CULTURA / Pintura / Artículos El museo de bellas artes de Sevilla

Artículos

El museo de bellas artes de Sevilla

27/05/2009



[Ver Archivo Asociado]

                 

                                                           Murillo "Santas Justa y Rufina". museo de Bellas Artes.

I.- LOS MUSEOS ANDALUCES: A LA ESPERA DE UNA GESTIÓN EFICAZ.

 
Un teletipo de Europa Press de 17 de marzo de 2008 se hace eco de la nota de prensa emitida por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, en la que en tono triunfalista se recogen las adquisiciones de obras de arte realizadas por la Administración autonómica para los museos andaluces en 2007. Eso sí, se precisa que esos centros son gestionados por la Junta de Andalucía aunque sean de titularidad estatal. ¿Nos importa a los ciudadanos mucho ese extremo de la titularidad jurídica? ¿A qué viene presentar con triunfalismo un panorama de penuria?  
 
Lógicamente, el problema de los museos andaluces y de la administración cultural en Andalucía es profundo y cabría realizarse las siguientes preguntas: ¿Qué porcentaje de su presupuesto dedica la Consejería de Cultura a inversiones? ¿Qué grado de ejecución presupuestaria registra? ¿Qué costes de personal supone la Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales, que se suman a los de la propia Consejería, en relación con los logros y objetivos asignados? ¿Existe algún parámetro que mida la eficiencia de nuestra administración cultural? ¿Bajo qué criterios se distribuyen territorialmente las inversiones?
 
Pero volvamos al análisis de las adquisiciones realizadas en 2007, proclamadas a bombo y platillo. De las adquisiciones realizadas, sólo dos tienen el fuste que merecen nuestros museos:el lienzo “Guirnalda de flores con el Niño Jesús dormido” (hacia 1628-1630) de Juan van der Hamen y León (Madrid, 1596-1631), adquirido por 200.000 euros para el Museo de Bellas Artes de Granada, y la “Inmaculada Concepción” (hacia 1663-1666) de Juan Antonio de Frías y Escalante (Córdoba, 1633-Madrid, 1669), comprado por 150.000 euros para el Museo de Bellas Artes de Córdoba. El resto son obras de interés artístico pero de alcance limitado.
 
Y, por supuesto, como si respondiera a una sorprendente manía persecutoria, para el Museo de Bellas Artes de Sevilla poca cosa. El Museo de Bellas Artes de Sevilla tiene lagunas en su colección, plenamente coherentes con su discurso museístico. Pongamos dos ejemplos: los bodegonistas de la escuela sevillana del siglo XVII y los retratistas del XVIII.
 
El abandono del Museo de Bellas Artes de Sevilla es tan acusado que en octubre de 2007 no se pudo adquirir una obra que habría tenido un indudable interés para su colección. Nos referimos al “Retrato de don Ventura Fernández de Pinedo, Marqués de Perales” (imagen siguiente), realizado por Alonso Miguel de Tovar en 1745. Este óleo, de 105 x 83 cms y que puede apreciarse en la siguiente imagen, fue subastado en Alcalá Subastas a un precio de salida de sólo 9.000 euros; decimos bien: 9.000 euros. Dado que la asociación Velázquez por Sevilla constató que la Consejería de Cultura no iba a acudir a la subasta, intentó a la desesperada su adquisición para su donación al Museo de Bellas Artes, pero debido a sus escasos medios económicos no lo consiguió. No hablamos de un Zurbarán ni de un Murillo, sino de una obra importante para la pinacoteca hispalense que podría haber sido adquirida en 20.000 euros. ¿Dónde está el presupuesto para compras de obras destinado al Museo de Bellas Artes de Sevilla?
 
 
                            
 
Alonso Miguel de Tovar: “Retrato del Marqués de Perales”. Col. particular.
 
 
 
Sin embargo, lo peor es el anquilosamiento de las estructuras organizativas y jurídicas del Museo de Bellas Artes de Sevilla, que debería ser ya un organismo o un instituto con personalidad bajo los designios de un patronato, en lugar del actual esquema de dependencia de su gestión de una Dirección General y de una Consejería, impermeable a la participación de la sociedad. Se trata de una opacidad, de un blindaje al que la asociación Velázquez por Sevilla se opone radicalmente.
 
En el comienzo del siglo XXI es difícilmente defendible la bondad una cadena de mando basada en órganos unipersonales (Consejería-Vicenconsejería-Direccción General de Museos-Director del Museo), en lugar de que en cada museo de relevancia exista un patronato como órgano colegiado de representatividad social. ¿Imagina esa misma cadena de órganos unipersonales en otros organismos? En otro epígrafe analizamos este asunto con mayor detenimiento.        
 
 
II.-    HISTORIA RECIENTE DEL MUSEO DE BELLAS ARTES DE SEVILLA: UN BALANCE POBRE.
 
 
La Junta de Andalucía no ha comprado, en veintitantos años de gestión del Museo de Bellas Artes de Sevilla, una sola obra de gran nivel. Por ejemplo, en febrero de 2004 la subasta de "Las lágrimas de San Pedro", de Velázquez, quedó desierta. Posteriormente y bajo el mandato de la actual Consejera de Cultura, un coleccionista español compró el cuadro, que no deja de ser un bello Velázquez de la etapa sevillana, en 6 millones de euros.
 
Fue noticia la adquisición en julio de 2007 por la Fundación Focus Abengoa con la colaboración del Ayuntamiento de Sevilla de la “Santa Rufina” de Velázquez. En ningún momento la Junta de Andalucía mostró el menor interés, ni siquiera abrió la puerta a una dación en pago de impuestos; antes al contrario, se vivieron momentos en que los responsables de la Consejería de Cultura mostraron una actitud despectiva que culminó el día 5 de julio con la contranoticia de una cantidad para la rehabilitación de Santa Catalina que posteriormente no ha sido realidad.
 
Se quiere dar la sensación de que la movilización ciudadana es innecesaria. De hecho, la asociación Velázquez por Sevilla ya propuso en diciembre de 2006 la adquisición de “La Casa de Nazareth” de Zurbarán (imagen siguiente) y, a principios de mayo de 2007, con todo el sigilo del mundo, de un bodegón de Juan de Zurbarán, y obtuvo por única respuesta una invitación escrita a recuperar la confianza en la Consejería de Cultura.
 
Las compras para la pinacoteca hispalense son siempre de escaso valor económico para un museo de su categoría, limitándose a obras de Luis de Vargas, Roelas, Torrigiano, Lorente Germán, Mattoni, Rodríguez de Guzmán o Gutiérrez de la Vega entre otras, todas ellas de un nivel modesto si se compara con los grandes maestros Velázquez, Zurbarán, Alonso Cano, Valdés Leal o Murillo. A modo de ejemplo, en 2005 se difundió como gran noticia la adquisición por la Consejería de Cultura de un pequeño Niño Jesús de Roelas, cuyo precio fue de 60.000 euros, cuando en la misma época la Junta de Andalucía anunciaba otras inversiones culturales millonarias. En 2007 se alardea de haber adquirido para el Museo de Bellas Artes de Sevilla la obra “El prendimiento de Jesús”, de Luis de Vargas (Sevilla, 1502-1568). Estas adquisiciones son bienvenidas, pero se echan en falta otras de verdadero nivel.
 
 
                 
 
 
                 Zurbarán: “La Casa de Nazareth”. Colección particular.
 
 
Ante un balance de la gestión del Bellas Artes por parte de la Junta de Andalucía de sobrecogedora mediocridad, nuestra administración autonómica trata de parapetarse tras el escudo del Ministerio de Cultura cuando le interesa. De ahí que la Consejería de Cultura sacara a colación el depósito por el Museo del Prado de “Cabeza de Apóstol”, obra de Velázquez que sin duda rompió a comienzos de 2007 una sequía histórica de adquisiciones. ¿Habría alardeado la Consejería de Cultura de tal adquisición si en ese momento el Ministerio de Cultura hubiera estado en manos de otro partido político?
 
Pero analizando el trato dado por el Ministerio de Cultura al Museo de Bellas Artes de Sevilla, se llega a la conclusión de que la pinacoteca sevillana ha sido relegada también por el Estado español en su orden de prioridades. Veamos algunas de las adquisiciones para el Museo del Prado desde el año 2000:
 
-Año 2000: “La Condesa de Chinchón”, de Goya, 24 millones de euros, si bien una parte de ese dinero procedía de un legado testamentario.
 
-Año 2000: Cuarenta cartas autógrafas de Goya, 130.000.000 pesetas.
 
-Año 2002: Boceto preparatorio “Riña en el Mesón del Gallo”, de Goya, dación en pago de Caja Madrid valorada en unos 4 millones de euros.
 
-Año 2003: “El Barbero del Papa”, de Velázquez, 23 millones de euros, para lo cual el Estado aprobó un crédito extraordinario en su presupuesto.
 
-Año 2003: “San Juan Bautista Niño”, de Goya, dación en pago de Caja Madrid, por 4,5 millones de euros.
 
-Año 2003: “La Sagrada Familia” y ”Tobías y el Ángel”, de Goya, dación en pago de Caja Madrid valorada en 3,5 millones de euros.
 
-Año 2005: “La Crucifixión”, de Juan de Flandes, dación en pago de Ferrovial, por 7 millones de euros.
 
-Año 2006: Colección Naseiro de bodegones, dación en pago del BBVA, por 26 millones de euros, donde destaca un bodegón de Van der Hamen, que ha sido valorado para la operación en 18 millones de euros.
 
-Diciembre de 2006: El Estado adquiere en la casa británica de subastas Christie”s el dibujo de Goya “El toro mariposa”, por 2.100.000 euros.
 
-Enero de 2007: Adquisición de otro dibujo de Goya, por 1.048.000 dólares.
           
Comparada con esta serie de adquisiciones, “Cabeza de apóstol” es una compra de importancia muy relativa. Esta asociación aplaude todas las adquisiciones que incrementen el patrimonio artístico español, pero no entiende que la administración del Estado y la autonómica no hayan utilizado, por ejemplo, el mecanismo de la dación de obras de arte en pago de impuestos a favor del Museo de Bellas Artes de Sevilla, algo que también hemos propuesto sin ser oídos.
 
La decadencia de un museo no se mide exclusivamente por la evolución de su colección. El Museo de Bellas Artes de Sevilla siempre va a remolque, nunca es innovador en nada.
 
-Mejora su climatización cuando la anterior, totalmente obsoleta, ya ha salido incluso ardiendo. Las hemerotecas recogen el siniestro acontecido en julio de 2005.
-Llega en algunos momentos a repartir al visitante fotocopias de folletos por agotamiento de los originales (imaginen eso en el Prado o alguna de las grandes pinacotecas alemanas, por citar dos ejemplos).
-Lleva años sin una sala de exposiciones temporales medianamente digna.
-La Consejera de Cultura no fue capaz de resolver con éxito el ofrecimiento inicial de la colección Bellver, hasta el punto de complicar una gestión que podría haber sido un éxito.
-Un proyecto emblemático como Andalucía Barroca, que respondía a una gran idea, fue pésimamente ejecutado.
-Deficiencias en el iter expositivo y de iluminación en algunos puntos concretos, por falta de instalaciones adecuadas. 
 
Sería injusto omitir que en los últimos años el museo, sobre todo bajo los mandatos de Ignacio Cano y de Antonio Álvarez, ha mejorado su gestión. En este sentido, las exposiciones temporales revisten un creciente interés, el trabajo del taller pedagógico es encomiable, ha mejorado la dotación de personal, etc.
 
Sin embargo, los problemas y/o limitaciones del Museo de Bellas Artes de Sevilla son reconducibles a tres causas principales:
 
-Falta de prioridad política durante años, esa que influye en la distribución de los Presupuestos públicos: en el marasmo de reivindicaciones, el Museo de Bellas Artes de Sevilla no ha estado lo bien posicionado que hubiera exigido la segunda pinacoteca española.  
-Consecuente falta de inversión y de dotaciones presupuestarias acordes con la categoría del Museo. Sería interesante que la Consejería de Cultura informara de la evolución de los diversos capítulos del presupuesto del museo sevillano desde mediados de los años noventa hasta 2007.
-Carencia de una organización adecuada, con personalidad jurídica y un patronato al frente.
 
            Ante este balance la salida de los responsables políticos, que comienza a sonar a una salmodia sin fin, es la ampliación del Museo de Bellas Artes. Pero el debate se abrió hace muchos años, esa ampliación ya fue “vendida” políticamente en la anterior legislatura y vuelve a ser “vendida” en esta, cuando lo cierto y verdad es que por el momento contamos con una pobre dotación presupuestaria de 600.000 euros en los Presupuestos Generales del Estado de 2008.
 
             El resultado es que, pese a ser de entrada gratuita, esa “segunda pinacoteca” de la que nos enorgullecemos los sevillanos es hoy el décimo tercer museo de artes por número de visitas en España, superado por instituciones de muy reciente creación que han contado con el apoyo público. Tal es el caso del IVAM valenciano, que ya supera en número de visitantes al museo sevillano.
 
            La evolución en el número de visitantes del Museo de Bellas Artes de Sevilla evidencia su estancamiento y la necesidad de un importante revulsivo, como demuestran estos datos:
 
                        -Visitantes año 2000………………………208.499
                        -Visitantes año 2001………………………197.407
                        -Visitantes año 2002………………………155.536
                        -Visitantes año 2003………………………177.541
                        -Visitantes año 2004………………………252.051
                        -Visitantes año 2005………………………181.675
                        -Visitantes año 2006………………………175.427
                        -Visitantes año 2007………………………222.877
 
            Es decir, el museo se viene moviendo en niveles semejantes en los últimos ocho años, con las fluctuaciones producidas por las exposiciones temporales, sin una línea sólida de ascenso. La pinacoteca sevillana no alcanzará las 400.000 visitas por arte de birlibirloque (en 2007, el Macba registró 492.854y el Museo Salzillo 370.616), sino mediante un programa de actuaciones e inversiones integral y adecuado.
 
            El pobre bagaje no sólo se traduce en número de visitas o en las adquisiciones para el museo, sino en aspectos fundamentales como la investigación, que habrían de pesar en un plan de relanzamiento de la institución. Eso, obviamente, requiere dinero.
                   
 
III.- ¿POR QUÉ UN PATRONATO PARA EL MUSEO DE BELLAS ARTES?
           
Una pinacoteca de primer nivel como el Museo de Bellas Artes de Sevilla requiere la estructura organizativa adecuada. Consideramos que es imprescindible dotar de personalidad jurídica al museo (instituto, organismo autónomo, etc.) y de un estatuto que contemple un patronato como órgano colegiado rector, en el que estén representadas las administraciones, la ciudadanía y las instituciones culturales y empresariales. El Museo de Bellas Artes necesita apoyo social para recuperar el terreno perdido y no podrá crecer de espaldas a Sevilla. Valoramos los consejos de participación social previstos en el artículo 32 de la Ley 8/2007, de 5 de octubre de 2008, de Museos y Colecciones Museográficas de Andalucía, pero entendemos que al tratarse de un órgano sin competencias decisorias es insuficiente para el Museo de Bellas Artes de Sevilla.
 
Museos como el Bellas Artes de Bilbao o el de Arte Contemporáneo de Barcelona disponen de un patronato, sin que consideremos que la titularidad estatal y la gestión autonómica del Museo de Bellas Artes de Sevilla supongan un obstáculo para ello. 
 
Realizando una breve comparativa, es ilustrativo el caso del Museo de Bellas Artes de Bilbao -establecido como fundación- el cual tiene como patronos a empresas tales como El Corte Inglés, BBVA, Iberdrola o DEIA, que aportan 60.000 euros anuales por entidad. Asimismo, se ofrecen otras modalidades de contribución económica de menor cuantía a través de las categorías de empresa colaboradora y empresa amiga.
 
Otro modelo atractivo es el del Museu Nacional d”Art de Catalunya, configurado como un consorcio tripartito, donde además de la importante aportación de los patronos, entre los que destacan el Grupo Santander, Telefónica, RTVE, Gas Natural o FCC, se suma la significativa aportación de la Administración General del Estado que asume el 29% del presupuesto anual.
 
Un patronato en el Museo de Bellas Artes de Sevilla permitiría, sin ir más lejos, algo que consideramos imprescindible: contar con el Ayuntamiento de Sevilla para el relanzamiento del Museo de Bellas Artes. A modo de ejemplo, para la ampliación del museo resultarían vitales las obras de Valdés Leal que atesora el Ayuntamiento hispalense, pero entendemos que para que esa cesión fuera planteable el Alcalde de Sevilla y el Teniente de Alcalde delegado de Cultura deberían ser vocales natos del patronato que pedimos, del mismo modo que el Alcalde de Madrid es vocal del Museo del Prado.
 
Igualmente habría de estar representada la Universidad de Sevilla en ese patronato, plasmando así la presencia universitaria en el museo que actualmente se echa en falta; y del mismo modo cajas de ahorro, representaciones empresariales y sindicales, asociaciones culturales ciudadanas… Consideramos que las decisiones trascendentes que afecten al Museo de Bellas Artes de Sevilla (como programas de difusión y formación, adquisiciones, exposiciones, nombramiento de sus cargos, etc.) deben ser resultado de procesos que garanticen la motivación y la participación ciudadana, y no depender de la pura voluntad de órganos unipersonales.
 
Esa participación social se traduciría en recursos para el museo. Tal vez ante ocasiones como las subastas de “La Casa de Nazareth” de Zurbarán o de la “Santa Rufina” de Velázquez habría podido suscitarse un verdadero debate en el interior del propio museo, en el seno de un patronato. Sin embargo, da la sensación de que los responsables ven en este momento con hostilidad la mera expresión de opiniones por parte de colectivos ciudadanos. Perder el monopolio exclusivo de las decisiones debe ser incómodo…
 
Es asimismo preciso que se produzca un acercamiento por parte de la Consejería de Cultura a los coleccionistas privados andaluces en orden a obtener cesiones con destino a sus museos, y que se regule la figura de los miembros corporativos de los museos de Andalucía, entendiendo por ello a empresas e instituciones patrocinadoras que quieran contribuir de forma significativa al desarrollo de los museos y sus actividades a través de patrocinios.
   
Entendemos que nuestra propuesta es compatible con lo esencial del actual modelo. Velázquez por Sevilla valora muy positivamente que la titularidad del Museo de Bellas Artes de Sevilla recaiga en el Estado, pues ello supone un valor añadido para la institución. En idéntica medida, valoramos que la gestión competa a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Sólo pedimos que, además de esas dos administraciones, otras instituciones y la sociedad civil sevillana puedan sentarse en un órgano colegiado de gestión y decisión, que sería el patronato. A buen seguro, nadie desea que el museo pueda crecer sin la implicación de todos los estamentos de la ciudad.
 
Otras medidas: la dación en pago de obras de arte.
 
Es preciso que la normativa fiscal de la Comunidad autónoma de Andalucía facilite la dación de obras de arte en pago de impuestos con destino a los museos andaluces, en el marco previsto a nivel general por el artículo 40 del Reglamento General de Recaudación. De este modo, sería un avance que el pago en especie se admitiese para impuestos como el de Transmisiones Patrimoniales, con las garantías procedimentales adecuadas.
 
Pero no sólo eso: el Estado español también debería abrir la puerta a que la dación de obras de arte en pago de impuestos estatales beneficiara a museos distintos al Museo del Prado. En España, sin ir más lejos, existen valiosísimos testimonios del Murillo no religioso, ese que el mariscal Soult no dudó en expoliar en Sevilla y que se puede disfrutar mejor en Munich que en la capital hispalense. La adquisición de alguna de esas joyas (en la imagen siguiente “Retrato del Marqués de Legarda”, de Murillo, colección particular de Madrid) para el Museo de Bellas Artes de Sevilla sería fundamental y, quién sabe, tal vez algún día sea la vía de la dación en pago la vía que lo posibilite. Pero para eso debería cambiar drásticamente la consideración que las instancias de las Administración central vienen despachando con las pinacotecas andaluzas.
 
                         
 
             Murillo: “Retrato del Marqués de Legarda”, colección particular.
           
No entendemos por qué nuestros impuestos sólo han de destinarse a determinados museos estatales: España está sembrada de magníficos museos que merecen otro trato. Señores del Ministerio de Hacienda: no todo el mundo puede costearse un AVE para ir a Madrid a visitar una exposición. 
 
 
IV.- LA AMPLIACIÓN DEL MUSEO DE BELLAS ARTES: BIENVENIDOS A LA MARAÑA.
 
Desde finales del siglo XX se viene hablando de la ampliación del Museo de Bellas Artes, cuya necesidad nadie discute.
 
Lo sorprendente es que esta necesidad no se corresponde con la diligencia de las Administraciones competentes, preocupadas de publicitar la futura ampliación de la pinacoteca sevillana que, en el mejor de los casos, se proyecta para el año 2012. Todo apunta a que estaremos ante un proyecto cuya plasmación real veremos retrasada reiteradamente. Esperemos que no se copie el modelo de las obras del metro de Sevilla.
 
Pese al poso de resignación que parece existir en el anterior vaticinio, los ciudadanos tenemos derecho a exigir una mayor eficacia y eficiencia de la Consejería de Cultura y del Ministerio de Cultura, que manejan importantes presupuestos financiados con la tributación que soportamos los contribuyentes.
 
Es evidente que la ampliación del museo exige dar solución a múltiples aspectos que complican su gestión. Sin embargo es inadmisible que, asumida la necesidad de una ampliación para una importantísima pinacoteca (debería ser la segunda de España por historia), las Administraciones culturales vayan a emplear unos quince años para su realización efectiva.
 
El problema es mucho más profundo que una mera sucesión de fechas, es una cuestión de eficacia. Por lo pronto y de momento, en los Presupuestos Generales del Estado de 2008 la dotación presupuestaria destinada a la ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla es de 600.000 euros, justitos para un proyecto: no hay más que eso, y gracias.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
CRÓNICA PERIODÍSTICA DE LA AMPLIACIÓN DEL MUSEO DE BELLAS ARTES DE SEVILLA, O DE CÓMO NOS VENDEN LA AMPLIACIÓN UNA VEZ, Y OTRA, Y OTRA…
 
 
Diario de Sevilla 17/7/2005.
 
Descartan ampliar el Bellas Artes con la edificación del antiguo huerto (EN ESTE ARTÍCULO PUEDE VERIFICARSE QUE YA DESDE HACE AÑOS SE VIENE TRATANDO DE LA TRAÍDA Y LLEVADA AMPLIACIÓN).

Ministerio y Consejería de Cultura centran ahora su interés sobre el próximo Palacio de Monsalves, al que se baraja trasladar la parte administrativa de la pinacoteca.
 

La anunciada ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla, institución de titularidad estatal pero de gestión autonómica, no se cimentará a costa de la construcción de un edificio de nuevo cuño sobre el coqueto huerto del antiguo Convento de la Merced, como se había barajado en los últimos meses, sino que las preferencias de las administraciones estatal y andaluza han regresado de nuevo al punto de origen, es decir, a apostar por la adquisición y/o cesión de uso de un inmueble próximo a la Plaza del Museo.

Pese a volver sobre sus planes iniciales –de hace años, sólo que congelados por mor de la falta de sintonía entre el entonces Gobierno de la nación, en manos del PP, y el de la Junta, en las del PSOE–, ambas partes han expresado formalmente su firme voluntad –no en vano, es un "compromiso de legislatura", se recalca– de dar una respuesta definitiva a las necesidades de la que está considerada, por la calidad de sus obras –así lo volvió a hacer constar recientemente la ministra Carmen Calvo–, como la segunda pinacoteca del país tras la del Prado.

La dirección del museo trabaja a contrarreloj en la elaboración de un nuevo documento que recoja las necesidades reales planteadas, traducidas en metros cuadrados y en espacios concretos. Una vez listo el informe, será remitido por la Consejería de Cultura de modo urgente a Madrid, pues de lo que se trata es de que el departamento que dirige Calvo pueda reservar una primera inversión con cargo a los presupuestos de 2006, que en estas fechas se están perfilando.

Previamente, técnicos del ministerio y de la consejería coincidieron en desechar la única opción barajada últimamente (y dada por buena por algún que otro alto cargo de la Junta no hace demasiado tiempo): la ampliación a costa de edificar sobre el huerto del museo, iniciativa que nada más divulgarse generó un amago de protesta por parte de algunas entidades conservacionistas y que, como nota curiosa, aparece incluida en el futuro Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) redactado por Urbanismo y ahora en vías de ratificación.

Sin embargo, parece que las pretensiones de Estado y Junta van por otro lado, principalmente porque los técnicos, tras estudiar las posibilidades reales con planos de por medio, no tienen claro que el edificio resultante –de no demasiado boyantes proporciones, a lo que unir la colmatación total de la parcela– sea una solución definitiva. El criterio que impera es el de ampliar no sólo para solventar las demandas de espacio del museo del presente, sino las que han de llegar, y dado que las dimensiones de la pinacoteca son las que son y queda mucha obra relevante por exponer y más servicios que prestar de acuerdo a la museología actual, cualquier decisión sobre el particular se está tomando con sumo tiento a sabiendas de que no siempre podrá estar detrás la Administración para costear una operación de esta envergadura.

Palacio de Monsalves. Relegada pues a un segundo plano la opción del huerto, ha vuelto a cobrar fuerza la idea de expandir la pinacoteca a través de la incorporación de una segunda sede. En su día se barajaron inmuebles como el Patio de San Laureano e incluso sonó el no lejano Palacio de Monsalves, justo el edificio que ahora se pretende. El citado palacio, sito en la calle del mismo nombre, está adscrito al Gobierno andaluz, que tiene repartidos en sus dependencias la Secretaría General Técnica y el Gabinete Jurídico, departamentos dependientes de la Consejería de Presidencia.

Aunque reina el hermetismo al respecto, es muy posible que los contactos políticos se hayan iniciado al objeto de lograr si no la cesión global del espacio, sí al menos su ocupación parcial, lo que se juzga factible tanto por las posibilidades del inmueble como porque la ampliación del Bellas Artes se configurará básicamente despojando al edificio noble de todas aquellas dependencias administrativas que le son hasta ahora indisolubles en el ex convento mercedario.

Según este plan, el museo como tal quedaría prácticamente reservado para menesteres expositivos y de disfrute del visitante, lo que comportará la ejecución de ciertas obras al objeto de dejar diáfanos determinadas áreas hoy ocupadas por despachos y talleres.
 
 
 
Europa Press, 21/08/2005
 
Junta y MCU abordan en septiembre la ampliación del Museo de Bellas Artes que se ejecutará ocupando el edificio.

 
El viceconsejero de Cultura, José María Rodríguez, afirmó hoy que en septiembre se decidirá, junto al Ministerio de Cultura, cómo se acomete la ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla, puesto que existen dos posibilidades, ampliar "por anexión o por ampliación", siendo a su juicio "la más fácil" la primera de ellas.

En una entrevista concedida a Europa Press, Rodríguez afirmó que "la posibilidad más fácil de acometer es la de sacar los servicios administrativos de la pinacoteca a otro edificio, que estamos localizando, muy cercano a la zona". De elegirse esta opción, las oficinas se usarían como espacio expositivo.

En este sentido, aclaró que "no hay una decisión tomada, porque no es fácil que el museo se amplíe, porque está muy encajado en el urbanismo del entorno", si bien, añadió que "lo que sí está es el dinero garantizado por el Ministerio de Cultura para el proyecto".

"Una vez despejado cómo vamos a ampliar la pinacoteca, se pondrá en marcha la fase de encargo del proyecto formal y la adjudicación de la ampliación", explicó el viceconsejero. "Es una iniciativa del departamento de Carmen Calvo que está decidida a acometer, y nosotros vamos a facilitarla", agregó.

Además, Rodríguez apuntó que en la reunión de septiembre se abordará también el modo de dinamizar todas las inversiones del Ministerio en Andalucía, entre las cuales, una de las cuales, una de las más importantes es el Bellas Artes hispalense".

La consejera de Cultura, Rosa Torres, afirmó recientemente que del Museo de Bellas Artes de Sevilla "lo que más me interesa es buscar una solución para su ampliación" y recordó que "en apenas un año se ha inaugurado la ampliación del Archivo de Indias, se ha puesto en marcha la del Maestranza y ahora toca la solución" para este centro.

Torres se refirió a la cotitularidad de esta institución, planteada por la ministra del ramo, Carmen Calvo, diciendo que "quiero que los andaluces se sientan presentes en este museo que, como dijo la ministra, es la segunda pinacoteca de España, pero también la primera de Andalucía".
 
 
 
Europa Press, 6/9/2005.
 
Torres dice que Junta y MCU están en contacto y trabajando para ampliar el Bellas Artes y se reunirán este mes.
 
La consejera de Cultura, Rosa Torres, afirmó hoy que la Junta de Andalucía y el Ministerio de Cultura (MCU) "estamos permanentemente en contacto" y que cada una de las instituciones está "haciendo su trabajo" para buscar una solución a las necesidades de ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla.

En declaraciones a los periodistas, tras presentar una exposición en la pinacoteca, la titular del ramo dijo que "la comunicación es fluida" con el departamento de Carmen Calvo, a fin de escoger entre las "varias" posibilidades existentes. "En el momento que tengamos los datos sobre la mesa para tomar una decisión consensuada, se hará", añadió.

Así, reiteró que para abordar este asunto, ambas administraciones mantendrá una reunión, previsiblemente antes de que finalice el mes de septiembre, como ya adelantó el viceconsejero del ramo, José María Rodríguez.

Rodríguez explicó, en una entrevista con Europa Press, que en septiembre se decidirá, junto al Ministerio, cómo se acomete la ampliación del museo, puesto que existen dos posibilidades, ampliar "por anexión o por ampliación", siendo a su juicio "la más fácil" la primera de ellas.

Así, adelantó que "la opción más fácil de acometer es la de sacar los servicios administrativos de la pinacoteca a otro edificio, que estamos localizando, muy cercano a la zona". De elegirse esta opción, las oficinas se usarían como espacio expositivo.

En este sentido, aclaró que "no hay una decisión tomada, porque no es fácil que el museo se amplíe, porque está muy encajado en el urbanismo del entorno", si bien, añadió que "lo que sí está es el dinero garantizado por el MCU para el proyecto".
 
 
 
El País, 4/01/2006
 
La Junta desea ampliar el Bellas Artes de Sevilla incorporando un palacio.
 
Cultura entrega al Gobierno central el informe que avala la idea.
La Junta apuesta por el Palacio de Monsalves como el recinto que acoja la ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla. La consejera de Cultura, Rosa Torres, señaló ayer que la incorporación del Palacio de Monsalves es la mejor de las posibilidades existentes para ampliar el Museo de Bellas Artes. Torres esgrimió un informe del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) para dar base a su propuesta.
 
"El Palacio de Monsalves tiene dos buenos accesos a dos calles principales", dijo Torres. Su incorporación al Museo de Bellas Artes "posibilitaría el traslado a ese edificio de salas, servicios educativos, servicios de conservación y restauración, zonas donde acoger a los grupos de visitas...", según la consejera de Cultura.
 
Torres recalcó que si se produjera la ampliación con la incorporación del palacio, el Museo de Bellas Artes sumaría entre 2.700 y 2.800 metros cuadrados. "Ahora contamos con 6.000 metros cuadrados. El Palacio de Monsalves supondría sumar más de un tercio de la superficie con la que contamos ahora en el Museo de Bellas Artes", comentó Torres.
 
La consejera indicó que ayer entregó el informe del IAPH a la ministra de Cultura, Carmen Calvo. El Museo de Bellas Artes de Sevilla es de titularidad estatal. Torres comentó que también había informado del asunto al presidente de la Junta, Manuel Chaves. El Palacio de Monsalves acoge distintas oficinas de la Consejería de la Presidencia.
 
Carmen Calvo, que acudió ayer a Sevilla a presentar la inversión del 1% cultural en el patrimonio histórico andaluz, afirmó que le parece "razonable" la incorporación del Palacio de Monsalves como forma de ampliar el Museo de Bellas Artes.
 
El coste de la operación y los plazos son, sin embargo, una incógnita. La respuesta de Torres sobre lo que puede costar la ampliación fue elocuente: "Aunque pidiera a los Reyes Magos una bola mágica, a día de hoy no se puede saber lo que valdría la ampliación". "No se ha medido económicamente esa posibilidad. Está dentro de los parámetros de lo que cuesta una obra de rehabilitación", matizó la consejera de Cultura.
 
Torres, que tampoco quiso aventurar plazos temporales de ejecución de la obra, recordó que "el coste de la rehabilitación lo pagará el titular" del Museo de Bellas Artes, que es el Estado. "Es lo que se ha hecho en el Museo Arqueológico de Almería", puntualizó la consejera de Cultura.
 
 
 
ABC 4/01/2006
 
El Museo de Bellas Artes de Sevilla podría ampliarse en el Palacio de Monsalves.
 

 
Con el inicio del año 2006 se empiezan a despejar algunas incógnitas sobre el futuro proyecto de ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla. La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, realizó ayer una propuesta al Ministerio de Cultura por la cual recomienda la ampliación del museo a través de la incorporación del Palacio de Monsalves -que actualmente se encuentra bajo la titularidad de la Junta-, y la «peatonalización blanda» de la calle Monsalves, para encauzar los flujos de visitantes.

La presentación de este proyecto de la Consejería de Cultura se ha realizado después de un diagnóstico de la situación actual del Museo de Bellas Artes que ha realizado el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH). Entre las opciones de ampliación de la segunda pinacoteca más importante en España, después del Museo del Prado, la Junta ha optado finalmente por el Palacio de Monsalves, ya que la Residencia Santa Ana, también próxima al Bellas Artes, era inviable por su «alto coste de compra» -es de propiedad privada-. Además, esta residencia es un «edificio moderno», su acceso está en una calle secundaria y su adquisición sumaría tan sólo 2.000 metros cuadrados útiles al Bellas Artes.

La titular del Palacio de Monsalves es la Junta de Andalucía, que podría cederlo al Ministerio de Cultura. Además, su incorporación al Bellas Artes supondría la ampliación de este centro en 2.700 ó 2.800 metros cuadrados útiles, que se sumarían a los 6.000 metros cuadrados del recinto actual. En la presentación del informe del IAPH, Rosa Torres señaló que ésta sería la «última posibilidad» del Bellas Artes «de crecer sin marcharse de esta zona de Sevilla», y también comentó que cumpliría con las necesidades actuales del museo, al ser un gran edificio del que con reformas se podrían conseguir «espacios diáfanos». Asimismo, la titular del ramo comentó sobre el Palacio de Monsalves que este inmueble posee «un buen acceso para los flujos de visitantes entre ambos edificios y que recuerda a los grandes palacios de la época».

El Ministerio asumirá el coste (¿Invertirá alguna vez la Consejería de Cultura alguna cantidad importante en este museo o en su colección?)

Respecto al coste de ampliación del Museo de Bellas Artes, éste correrá exclusivamente a cargo del Ministerio de Cultura, que es el actual titular de la pinacoteca sevillana, que gestiona la Junta. Rosa Torres manifestó que aún no hay datos fijados sobre los plazos de ampliación; además, señaló que antes de hablar de un presupuesto definitivo, será preciso elaborar un proyecto. Cuando definitivamente se elija el inmueble que acogerá la ampliación del Bellas Artes, se instalarán salas de exposiciones permanentes y temporales, servicios educativos, salas dedicadas a la investigación y la restauración y zonas para otros usos.

Otra de las posibilidades que barajó el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico para la ampliación del Bellas Artes ha sido la ampliación del propio Convento de la Merced, sede de la pinacoteca. Sin embargo, según expresa el IAPH en su informe, «la posibilidad de remontar en altura el edificio conventual supone un fuerte impacto contrario a la conservación del inmueble y la normativa vigente, paliando parcialmente las demandas existentes al aportar únicamente un incremento de 2.500 metros cuadrados. Tampoco el IAPH ha visto conveniente la colmatación del patio de las Conchas, «dadas sus dimensiones (unos 400 metros cuadrados) y ubicación, lo cual «no solventaría las necesidades de ampliación y complicaría aún más los recorridos internos del edificio. Por último, el IAPH desaconsejó la construcción en la llamada Huerta del Convento, puesto que «la utilización de este espacio tampoco soluciona las necesidades espaciales».
 
 
 
Europa Press, 3/3/2006
 
El Ministerio de Cultura ha aceptado la propuesta de ampliar el sevillano Museo de Bellas Artes a través de la incorporación del cercano Palacio de Monsalves, propiedad actualmente de la Consejería de la Presidencia de la Junta de Andalucía, y ha comenzado los trabajos previos a la tramitación del traspaso del inmueble de una administración a otra, según indicó ayer el director general de Museos de la Consejería de Cultura, Pablo Suárez.

Según explicó el responsable autonómico, los técnicos de los departamentos de Carmen Calvo y Rosa Torres "están estudiando los posibles usos definitivos" que se darán a los espacios del Palacio de Monsalves y, además, están trabajando en la cesión del edificio al Estado y en su adaptación al uso museístico.

En este sentido, Suárez precisó que tanto la aceptación del inmueble como su cesión previa son tareas que acometen los departamentos de Patrimonio de ambas administraciones y que deberán pasar por el Consejo de Gobierno de la Junta y, posteriormente, por el Consejo de Ministros.

Así, la ampliación del Museo de Bellas Artes se encuentra en la fase de diseño del proyecto museográfico. Desde la Consejería aún no se avanzan fechas sobre los siguientes pasos del proceso, si bien el director general aseveró que "el trabajo ha comenzado y ahora queremos no parar".

La Junta de Andalucía recomendó al Ministerio de Cultura el pasado enero que amplíe el Bellas Artes de Sevilla a través de la incorporación del Palacio de Monsalves, cercano a la actual pinacoteca, mediante la cesión al Estado de este inmueble, propiedad de la Administración autonómica, y la "peatonalización blanda" de la calle Monsalves, para encauzar los flujos de visitantes.

La consejera de Cultura, Rosa Torres, le presentó a Calvo un informe realizado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) en el que se analizaban las diferentes fórmulas que se vienen barajando para el crecimiento de la institución museística. Tras el estudio de todas ellas, el documento pone de relieve que la mejor opción es Monsalves, ya que supondría la incorporación de entre 2.700 y 2.800 metros cuadrados útiles, que sumar a los actuales 6.000 del recinto.


La ministra consideró "razonable" la propuesta realizada por la Junta de Andalucía y dijo, al respecto de la titularidad del museo, que siempre ha deseado que " forme parte de una red nacional de museos", por lo que, a su juicio, "no tiene sentido que tenga la titularidad cedida".
 
 
ABC, 26/4/06.
 
 
La titular de Cultura aseguró también que su Ministerio negociará la titularidad de los museos andaluces cuando el Estatuto llegue al trámite de las Cortes Generales.

 
El Gobierno advierte que la ampliación del Bellas Artes de Sevilla «tardará».


La ministra de Cultura, Carmen Calvo, avisó ayer de que los trámites para la ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla, a través de la incorporación del cercano Palacio de Monsalves, propiedad de la Junta de Andalucía, mediante una permuta con el Teatro Romano de Málaga, propiedad del Ministerio, «tardará» y puso varios ejemplos de operaciones similares entre administraciones.

En declaraciones a los periodistas tras asistir en la Feria de Abril de Sevilla a una entrega de premios de la Asociación de la Prensa hispalense, Calvo diferenció la voluntad política, ya asegurada, de los trámites para registrar una propiedad y aludió a la permuta en 2003 del edificio del Colegio de San Agustín de Málaga, propiedad entonces de la Junta, por el inmueble que albergaba la antigua Biblioteca Pública de Sevilla, situado en la calle Alfonso XII y propiedad del Estado. El cambio permitió utilizar este último edificio como sede administrativa de la Junta, mientras que el de Málaga fue destinado para biblioteca pública estatal.

«Se tardó tiempo porque el cambio de registro de propiedades es más que una decisión política», subrayó. La ministra dijo que su departamento ha aceptado con una «comprensión absoluta» la propuesta de la Junta y aseguró que a los ciudadanos «les interesa saber que se toman las decisiones; los trámites es un plano secundario importante para los gestores pero no tanto para los ciudadanos». Calvo agregó otros ejemplos como la vieja cárcel de Jaén, «cuando durante ocho años el gobierno PP no quería cederla y nosotros lo hicimos en seis meses» o el Palacio de la Aduana de Málaga, «que también se negaban y en poco más de un año acabamos los trámites».

«A los ciudadanos les llega que cuando se hace una política fluida, se alcanzan rápido los acuerdos y los expedientes son más lentos», sostuvo Calvo, quien quiso recalcar este aspecto y recordó que, en su época como consejera andaluza de Cultura, «tenía dos o tres cosas muy importantes pendientes que luego como ministra he podido agilizar y como andaluza me alegro mucho», caso por ejemplo del Museo de Almería.

Preguntada sobre si le gusta el proyecto de la Junta, la titular de Cultura afirmó que sí le gusta pese a que haya que introducir varios matices en el proyecto arquitectónico, competencia del Ministerio, para cuadrar el proyecto museográfico y museológico remitido por la Junta.


Sin cálculo económico.

«No hay ningún problema y no porque en Andalucía gobierne el PSOE, porque se hace con todos los gobiernos», aseveró para poner como ejemplo acuerdos firmados en el último mes con gobiernos autonómicos como el de Cantabria. Asimismo, señaló que no hay un cálculo económico previo de la obra de ampliación y se remitió a una vez se finalice el proyecto arquitectónico.

Por otra parte, el Ministerio de Cultura negociará la titularidad de los museos andaluces, cuya gestión ya posee, cuando el Estatuto de Andalucía, donde quedará recogida esta reivindicación, llegue al trámite de las Cortes Generales. Carmen Calvo aseguró que con Andalucía se llevará a cabo el mismo trámite que con Cataluña o Valencia, es decir, las autonomías recogen en sus textos sus reivindicaciones en materia de Cultura y en las Cortes se negocia.

Calvo negó que se haya ofertado a las autonomías la posibilidad de recibir estas competencias sobre los museos y consideró «sorprendente» esa afirmación. «Será igual que con el estatuto catalán o valenciano, en una primera redacción las autonomías recogen su materia de Cultura, en el caso de Andalucía en una fórmula nueva, y cuando llegue a las Cortes, negociaremos como hemos hecho con Valencia o Cataluña», explicó.

La ministra recordó que su departamento se muestra dispuesto a que los museos de Bellas Artes y arqueológicos sean competencia de las comunidades para mejorar su gestión y volvió a reiterar que de esta oferta se excluye a los nacionales. «Los nacionales no se van a transferir nunca», concluyó. De esta manera, Calvo aludió a las declaraciones realizadas por el viceconsejero de Cultura de la Junta de Andalucía, José María Rodríguez, que explicó en una entrevista a E. P. que el traspaso de los museos se enmarcará finalmente «en la reforma estatutaria».
 
 
 
 
 
 
El País, 22/2/2007
 


ENTREVISTA: ANTONIO ÁLVAREZ Director del Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Antonio Álvarez es, desde el pasado 9 de enero, el nuevo director del Museo de Bellas Artes de Sevilla. Su nombramiento lleva aparejado una difícil tarea: la ampliación y renovación de la pinacoteca, la segunda en importancia en España tras el Museo del Prado. Álvarez, que nació en Cádiz hace 54 años, se enfrenta a este reto sin saber qué pasara en esta institución que es de titularidad estatal, pero cuya gestión está cedida a la Junta de Andalucía. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, anunció en su última visita a la pinacoteca que el Estado cederá la propiedad de todos los museos andaluces a la Junta, aunque en el caso del Museo de Bellas Artes el ministerio "seguirá estando presente", aunque no precisó de qué forma.


Pregunta. ¿Cómo se ha planteado la renovación del museo?

Respuesta. Los museos de Bellas Artes tienen que asumir el reto de adecuar sus fondos al gran público, de una forma elegante y controlada. No se trata de llenar las salas de paneles tecnológicos, pero sí de ofrecer una información más adecuada a los tiempos que corren. Las obras de arte tienen que aparecer relacionadas con la historia de Sevilla, con la del propio edificio y con el resto de la colección.

P. ¿Acometerá esa renovación ahora o cuándo disponga del nuevo edificio en el palacio de Monsalves?

R. Nos planteamos una museografía nueva. Ese es el primer reto en el que ya estamos trabajando y que espero que hallamos concluido a finales de este año para conseguir que el publico disfrute de una visita más formativa y más amena. Ahora realizaremos los ajustes necesarios en el actual edificio -el antiguo Convento de la Merced Calzada del siglo XVII- sin tener en cuenta la ampliación, pero sabiendo que lo que hagamos servirá para el futuro. En museografía hay que actuar despacio y dejando cosas definitivas.

P. El Bellas Artes recibe anualmente unos 180.000 visitantes, ¿sería deseable aumentar esa cifra?

R. Estaría bien llegar hasta 250.000 personas al año, pero insisto en que es más importante el criterio de calidad que el de cantidad. El museo tiene una implicación muy fuerte con la ciudad, pero no podemos dormirnos en los laureles. Hay que ofrecer novedades continuamente, recordarle al público que existe.

P. ¿Cómo va a conseguir esas 70.000 visitas más?

R. Con una difusión activa del museo. Nuestros folletos tienen que estar en todos los hoteles de la ciudad, en las agencias de viajes, en los centros turísticos... Actualmente sólo se ofrecen en el propio museo y es precisamente aquí dónde no son tan necesarios.

P. Si la titularidad no cambia en breve con la puesta en marcha del nuevo Estatuto, las obras de ampliación para anexionar el palacio de Monsalves las realizará el Ministerio de Cultura, aunque el palacio es propiedad de la Junta, ¿dificultará la operación la dependencia de dos administraciones?

R. Pienso que no, de hecho tenemos una reunión la semana próxima con el ministerio y creo que el planteamiento es que la obra salga a concurso este otoño, para que pueda adjudicarse a finales de 2008 (¿Vamos en plazo?).

P. ¿Cuándo podría estar acabada y abierta al público la ampliación?

R. Un periodo razonable sería cuatro años, dos de obras y otros dos para la museografía, con lo que estaríamos hablando de 2012. Sé lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo, es una cuestión de tiempo y de dinero.

P. Actualmente el Bellas Artes de Sevilla tiene unas 300 obras expuestas, ¿cómo dividirán la colección entre sus dos sedes?

R. La idea de la que partimos es que en la Merced se exhiban las piezas del siglo XV al XVIII y se mantengan una serie de servicios internos mínimos que tendremos que duplicar como el almacén o el taller de restauración, porque no podemos ir moviendo los cuadros por la calle cada vez que necesitemos que pasen por restauración.

P. ¿Y en Monsalves?

R. Empezaremos con Goya, como introducción al movimiento pictórico moderno y se mostrará el siglo XIX y lo que existe en la colección de principios del XX. Pero además de la exposición permanente, habrá una gran sala para muestras temporales y otra para realizar muestras temporales de larga duración con los fondos del propio museo, de temas transversales como el retrato en los fondos del museo, el paisaje, el historicismo o el costumbrismo.


 
                    
                                        
 
Zurbarán: “El Beato Enrique Susón”. Museo Bellas Artes.


 
Diario de Sevilla, 10/03/2007
 
 
 
"No es lógico que una pinacoteca de la importancia de la sevillana carezca de patronato, el mecanismo que garantiza el apoyo social y la difusión que un gran museo requiere". Ésta es la teoría que maneja la asociación cultural Velázquez por Sevilla, que ya ha trasladado al alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, su proyecto en una reunión celebrada recientemente.
El interés del primer edil en esta propuesta es máximo, y ha dado instrucciones al delegado Municipal de Cultura, Juan Carlos Marset, para que acompañe a la asociación a un encuentro que se mantendrá el próximo jueves con el nuevo director del Bellas Artes, Antonio Álvarez.

"La idea es aunar Ayuntamiento, Junta de Andalucía, Gobierno central, Diputación, diversas instituciones sevillanas, y quién sabe si un representante de Cajasol, como ocurre con Unicaja en el Museo Picasso de Málaga", señaló a este diario el portavoz y secretario de la asociación, Manuel Valdivieso. Los representantes de Velázquez por Sevilla aseguran no querer entrar en polémicas ni disputas políticas, pero entienden que un órgano colegiado es la mejor opción para la correcta gestión del Bellas Artes.

Con el apoyo del Gobierno local bajo el brazo, Velázquez por Sevilla no ve obstáculo alguno para recibir el respaldo de las administraciones autonómica y central. "Vamos a oficializar el proyecto del patronato presentando sendos escritos al Ministerio y a la Junta", avanza Valdivieso. "Pensamos que no encontraremos ningún obstáculo para la creación de este organismo porque no hay ningún argumento en su contra. De hecho todos los museos de nivel lo tienen y no tiene sentido que el Bellas Artes siga sin él", añadió.

La asociación ya ha redactado un proyecto de patronato en el que se concreta sus funciones que, según explicó Valdivieso, serían el establecimiento de objetivos y la aprobación de los planes de actuación (programas de conservación y restauración, adquisiciones de obras para la colección, exposiciones, educación, formación e investigación, programas de patrocinio, etcétera).

Valdivieso explicó que la asociación de la que es portavoz está "de acuerdo" con que la titularidad del Bellas Artes permanezca en manos del Gobierno central, pues el Ministerio de Cultura centra sus inversiones en instalaciones de las que es titular. "La bipolaridad en la gestión del museo (la Junta se encarga de la gestión) favorece inversiones y restauraciones, pero vemos necesario que haya un patronato que decida los avances del museo".
 
 
 
 
 
ABC, 19/03/2007.
 
Ampliación Museo de Bellas Artes de Sevilla
Antonio Álvarez Rojas: «La gran sala de exposiciones temporales que le falta al Museo estará en Monsalves»

 
Licenciado en Historia por la Hispalense, Antonio Álvarez Rojas (Cádiz, 1952) es funcionario de carrera por oposición al cuerpo facultativo de Conservadores de Museos del Estado, habiendo dirigido los de Cáceres, Cádiz y el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia. Su experiencia en ampliación de museos y proyectos museológicos ha sido especialmente valorada por la Junta a la hora de ponerlo al frente del Bellas Artes de Sevilla en la nueva etapa que se avecina. Muy ilusionado ante la tarea encomendada, se congratula de poder trabajar con un equipo técnico «extraordinario».
-Para empezar, ¿cuál sería la radiografía del Museo con el que se ha encontrado?
-Es un grandísimo museo. A nivel personal y profesional estoy muy ilusionado, porque se nota en todos los detalles el nivel de esta institución, lo que se advierte no sólo en la colección de los fondos que conserva sino en la propia dinámica diaria. Es muy agradable de visitar, muy sereno y elegante en su museografía. Me ha sorprendido mucho la relación que tiene con la ciudad; pensaba que los visitantes sevillanos eran una minoría, en comparación con el turismo extranjero, pero la verdad es que está muy enraizado en Sevilla, la gente conoce el Museo y lo siente como suyo.
-¿Qué sensación le produce entonces dirigir la que está considerada como segunda pinacoteca española?
-Convendría matizar que podríamos hablar de segunda pinacoteca en España a nivel de Siglo de Oro y pintura y escultura barrocas. Para conocer bien el Barroco español hay que visitar el Museo de Sevilla, porque aquí están presentes grandes maestros como Zurbarán, Murillo, Valdés Leal..., pero también hay que visitar otros muchos monumentos e instituciones sevillanas.
-Por la experiencia que le avala, ¿qué es lo que suele ser más complicado de un proyecto de ampliación museística como el que aquí se plantea?
-Aparte de la complicación, esto es lo más interesante que le puede ocurrir a un profesional de museo. Para mí supone un reto enorme proyectar la pinacoteca que van a disfrutar los sevillanos en los próximos veinte o veinticinco años. Actuar a largo plazo en museología siempre resulta tremendamente atractivo. Compaginar la circulación de visitantes con unos espacios arquitectónicos y unos cuadros es complicado pero apasionante.
-¿Qué le han parecido las dependencias del Palacio de Monsalves sobre las que va a crecer el Museo?
-En principio, habría que decir que no va a sobrar sitio. Un edificio está a menos de cien metros del otro y creo que va a resultar un proyecto museístico muy atractivo, porque Monsalves permite ofrecer al público numerosos servicios que ahora mismo no existen. El palacio, en líneas generales, tiene zonas muy interesantes para orientar adecuadamente la visita en su interior, distinguiendo las actividades educativas, la acogida al público y el espacio para las salas de exposiciones. Pienso que la pintura de los siglos XIX y XX, que allí se ubicará, se integrará muy bien con la arquitectura, y en el edificio del Convento de la Merced haremos lo mismo: en él se conservará la memoria histórica que tiene el sevillano de Zurbarán y Murillo.
-¿Podría concretar algo más en qué consistirá esa modificación del discurso museográfico?
-La gran obra, evidentemente, se hará en Monsalves, pero el Convento de la Merced también sufrirá una remodelación, aunque no tan exhaustiva. Sacar los siglos XIX y XX, permitirá reacomodar todo lo demás y las obras respirarán mejor, al tiempo que favorecerá una mayor información. Hay que integrar la Sevilla conventual del XVII con la pintura de la época, y bien explicado puede quedar un museo precioso. A los ojos del sevillano, el Museo de Bellas Artes en primer lugar seguirá siendo siempre La Merced, porque es donde estarán los grandes maestros de la pintura barroca. Aquí quedarán, además, el siglo XV hasta finalizar el recorrido ya entrado el XVIII. Es éste, precisamente, el tema de discusión ahora entre nosotros: concretar dónde terminamos en el Convento de la Merced y definir con qué iniciar en Monsalves. Lo más probable es que en las nuevas dependencias se comience con la pintura neoclásica hasta alcanzar el siglo XX. Pero eso como colección permanente, que será la cuarta parte del uso de Monsalves, el resto albergará todo lo que en la actualidad falta en el Museo.
-Por ejemplo...
-Faltan espacios fundamentales como una gran sala de exposiciones temporales, de 500 metros cuadrados, de acuerdo con la importancia de esta pinacoteca. También se precisa una sala de pequeño formato para muestras temporales; un auditorio para poder celebrar un congreso o cualquier otra actividad; un salón de seminarios más reducido; un área comercial, una tienda y una cafetería en condiciones, así como un espacio de acogida y servicio al público, un área educativa, otro taller de restauración, un almacén de obra en reserva y espacios dedicados a fondos del museo no estrictamente relacionados con el discurso museográfico. Me refiero con ello a exposiciones de larga duración, de un año, donde mostremos obras del Museo en reserva. Y al mismo tiempo llevar a cabo un trabajo de catalogación e inventario.
-¿El Museo cubrirá entonces con el Palacio de Monsalves todas sus necesidades actuales?
-Las actuales y las de una buena parte de la primera mitad de este siglo. Otra cosa son las remodelaciones museográficas y de instalaciones que hay que hacer cada cierto tiempo.
-¿Se conectarán de alguna forma específica los dos edificios?
-En ese sentido, y en el marco del consorcio que anunció recientemente la ministra, el alcalde hablaba de unir urbanísticamente, de alguna manera, ambos inmuebles. Se podrá peatonalizar algo, señalizar y orientar al visitante para que sepa que, al salir de la actual sede, podrá continuar su visita en el cercano edificio del Palacio de Monsalves.
-¿En qué fase se encuentra ahora el proyecto?
-Estamos redactando el plan de necesidades que queremos presentar en junio a la consejera para que el Ministerio de Cultura, a su vez, pueda sacar el proyecto arquitectónico a concurso. Después se iniciarán una serie de plazos administrativos inevitables. Las obras podrían comenzar hacia el año 2008 y la conclusión antes del 2011 sería casi imposible.
-¿Cuál va a ser entre tanto su filosofía a la hora de programar?
-En muchos temas se seguirá trabajando en la línea de cualquier museo y siguiendo las directrices de la Consejería de Cultura en cuestiones de actividades o difusión, aunque tenemos muchos proyectos. Se puede actuar en el edificio actual, lo que ocurre es que estamos muy coartados con la sorprendente falta de espacio que tiene este Museo; la ampliación es absolutamente necesaria, por lo que no podremos llevar a cabo todas las actividades que queramos y algunas cosas tendrán que esperar a Monsalves. Mientras, podremos ofrecer la colección permanente de forma distinta, con más información, pero sin perder la imagen histórica que tiene el sevillano de su museo; no va a haber parafernalia tecnológica pero habrá que informar a la gente de una manera nueva y de acuerdo con los tiempos en los que vivimos.
-El acercamiento del Museo a la ciudadanía y la participación de la sociedad civil, ¿cómo se van a canalizar?
-Pretendemos una relación muy directa con los colectivos más interesados en esta institución, desde la Asociación de Amigos del Museo, que es la más veterana, hasta la de vecinos del barrio o la Asociación Velázquez por Sevilla. De todos modos, habrá que difundir el Museo de forma «publicitaria», promoviendo actividades temporales de interés -y no sólo exposiciones- y ofreciendo novedades en la colección permanente, anunciando obras que irán incluyéndose o bien un discurso museográfico algo más informativo que el actual.
-¿En qué medida afectará la nueva Ley de Museos al funcionamiento del Bellas Artes?
-Repercutirá a nivel global, aunque de forma más concreta habrá que verlo con el desarrollo de la normativa.
-El hecho de que la titularidad de esta pinacoteca no vaya a transferirse a la Administración autonómica, ¿no dificultará el proceso?
-Este es un tema de política cultural que no me corresponde pero lo que opino, como profesional, es que lo importante realmente no es cómo se estructuren las relaciones entre las instituciones públicas, pues pueden funcionar perfectamente de una manera o de otra, o no. Lo que a mí como director me interesa es que el Museo funcione y por los dos sistemas puede hacerlo.
 
                                         
José de Ribera: “Santiago el Mayor” Museo de Bellas Artes.
 
andaluciajunta, 28/09/2007.
 
El Plan Museológico prevé que el Bellas Artes de Sevilla duplique su espacio expositivo.
 
Cultura elabora un plan de ampliación para incorporar el Palacio de Monsalves, a escasos metros del antiguo convento de la Merced, sede de la pinacoteca
La consejera de Cultura, Rosa Torres, ha presentado el plan museológico del futuro Museo de Bellas Artes de Sevilla, según el cual la pinacoteca hispalense duplicará su espacio expositivo, y contará con más personal y zonas de servicios, un taller de restauración, un salón de actos y una sala polivalente, gracias a la incorporación del Palacio de Monsalves.
En rueda de prensa, acompañada por el director general de Museos, Pablo Suárez, y el director del centro, Antonio Alvarez, la titular del ramo detalló que este plan contiene las actuaciones futuras que se deben acometer en materia arquitectónica, expositiva, de difusión, seguridad y de recursos humanos, que servirán de base para la elaboración del proyecto de ampliación.
A los 7.775 metros cuadrados del antiguo Convento de la Merced se sumarán los 6.690 metros cuadrados del Palacio de Monsalves, si bien ni la consejera ni el director del Museo pudieron concretar una fecha para el inicio de las obras de Monsalves, ya que aún no está concretado el proyecto arquitectónico para remodelar este palacio.
El Plan Museológico especifica que la plantilla pasará de los 67 puestos de trabajo de la actual pinacoteca a entre 110 y 120, una vez que las colecciones del Bellas Artes se repartan entre ambos edificios. La ampliación posibilitará igualmente más espacio para exposiciones temporales y paliará el actual déficit de servicios internos, como taller de restauración -habrá uno de 700 metros cuadrados-, tienda -se reservan 300 metros cuadrados a usos comerciales- y oficinas y despachos técnicos -se reserva a este uso la planta superior de Monsalves y la entreplanta de la Merced-.
El espacio expositivo se incrementa incluso en la Merced, que pasará a tener un total de 3.380 metros cuadrados para mostrar pintura y escultura, 700 metros más que ahora. En la Merced permanecerán los grandes maestros, como Zurbarán, Valdés Leal y Murillo, ya que en este edificio alojará las obras del siglo XV al XVIII, mientras que en Monsalves se mostrará el arte del XIX y del XX. El director del Museo, Antonio Álvarez, reconoció que el XIX es "el punto débil" de las colecciones del Museo sevillano, mientras que el barroco español no se entendería sin estas colecciones.
Tras la ampliación, la planta baja de la Merced se dedicará íntegramente a exposición permanente del siglo XV al XVII, la entreplanta tendrá uso administrativo, y la planta superior mostrará permanentemente desde Murillo al XVIII. Monsalves dedicará su planta baja a exposiciones temporales (cuyo espacio pasará de los 240 metros cuadrados actuales a 500), usos didácticos y comerciales y a un salón de actos con capacidad para 150 personas, mientras que la exposición permanente estará en la planta primera y, en la planta superior, irán las oficinas, despachos técnicos, biblioteca y otros servicios.
 
Europa Press, 26/11/2007.
 
El MCU prevé sacar a concurso las obras del Bellas Artes en 2009 aunque avisa de que aún no puede cerrar plazos.

 
El Ministerio de Cultura (MCU) está supervisando el plan museológico del Bellas Artes de Sevilla que la Junta de Andalucía le remitió el pasado mes de septiembre, con el objetivo de aprobarlo para poder convocar en 2008 el concurso de redacción del proyecto arquitectónico y, en 2009, convocar el de ejecución de la obra civil, sobre cuyos trabajos aún no puede concretar plazos.

En una respuesta parlamentaria, a la que tuvo acceso Europa Press, el departamento de César Antonio Molina apunta que "aunque en el momento actual no es posible concretar los plazos de la ampliación, puede adelantarse como previsión la convocatoria en 2008 del concurso de redacción del proyecto arquitectónico y en 2009 la convocatoria del concurso de ejecución de la obra civil".

Además, recuerda que "el equipo técnico de la pinacoteca hispalense ha finalizado recientemente el plan museológico de la institución". "Dicho documento, imprescindible para la futura convocatoria de concurso público de redacción de proyecto arquitectónico, se encuentra en supervisión en el Ministerio", añade.

Con posterioridad a su aprobación, se procederá a la convocatoria de concurso para el proyecto arquitectónico, que precede al de ejecución de la obra civil.

EL CONSORCIO, PENDIENTE.


De otro lado, Junta y Ministerio aún no han creado el Consorcio que ambas administraciones deben constituir para que se encargue de la ejecución de las obras, a pesar de que estaba anunciado para el pasado mes de junio.

El director general de Museos de la administración autonómica, Pablo Suárez, ya explicó en septiembre a Europa Press que su departamento consideró "que era más oportuno la firma del Consorcio una vez que estuviera listo el pan museológico", que se presentó y envió al Ministerio el pasado septiembre.

El pasado 5 de marzo la ex ministra Carmen Calvo firmó un protocolo de colaboración con los consejeros de Cultura y de Economía del Ejecutivo andaluz, Rosa Torres y José Antonio Griñán, y con el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, que establecía que el Ministerio recibía el Palacio de Monsalves para la reestructuración del museo, que la Junta iba a concluir entre abril y mayo de 2007 el citado plan museológico y que el Ayuntamiento asumía la reordenación de la zona que rodea a ambos inmuebles.
 
                        
Sánchez Perrier: “Triana”. Museo de Bellas Artes.
 
 
Europa Press, 21/02/2008.
 
Cultura cree que el convenio para la ampliación del Bellas Artes puede firmarse en "próximas semanas".
 

El director general de Museos de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Pablo Suárez, considera que el convenio para la ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla podría firmarse en las "próximas semanas", un tiempo que a su juicio demuestra la "voluntad política de hacerlo" pero que podría alargarse "uno o dos meses".

En declaraciones a Europa Press, Suárez restó importancia a la propia firma del acuerdo entre la Junta de Andalucía y el Ministerio de Cultura y destacó que "lo importante" es el estudio del Plan Museológico.

El responsable andaluz explicó que hace escasamente dos semanas del director General de Bellas Artes y Bienes Culturales, del departamento que dirige Cesar Antonio Molina, José Jiménez, visitó con el propio Suárez la pinacoteca andaluza para "comentar detalladamente las necesidades de ampliación".

Suárez hizo especial hincapié en el compromiso adquirido por Cultura y reiteró que, "en próximas semanas, que pueden ser uno o dos meses", el convenio para la ampliación de la segunda pinacoteca más importante de España estará firmado y encaminado a su aplicación.

Una vez acordado, serán los técnicos los que determinen cuándo comenzarán las obras ya que, una vez que se toman las decisiones políticas, el inicio de las obras "no depende de voluntades ni políticas ni económicas", señaló Suárez, que recordó los trámites que para "garantizar que el dinero de los ciudadanos está bien invertido" debe pasar un proyecto como éste.



EFE, 20/05/2008
 
Andalucía dispondrá de veinte nuevas infraestructuras culturales en esta legislatura.
 
Rosa Torres ha presentado en el Parlamento las líneas generales de su departamento para estos cuatro años.
 
La consejera de Cultura, Rosa Torres, ha presentado ante la Comisión de Cultura del Parlamento las líneas generales de actuación de su departamento para los próximos cuatro años, gestión que estará marcada por la materialización de una veintena de grandes infraestructuras culturales para Andalucía. El Centro de Creación Contemporánea de Córdoba, el Museo Íbero de Jaén, el Parque de los Cuentos, el Centro Lorca de Granada o el Auditorio de Málaga son algunas de las actuaciones más importantes.
 
Para la culminación o desarrollo de estos "proyectos emblemáticos", Torres ha explicado que se ha creado la nueva Dirección General de Infraestructuras Culturales. Entre otros equipamientos, figuran también la Residencia de Nuevos Creadores, el Centro Coreográfico Andaluz, el Gran Espacio Escénico de Granada y la ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla (¿Otra vez nos van a vender lo mismo?).
 
El País, 15/02/2009.
La cuenta atrás del Bellas Artes.
El Ministerio de Cultura tiene previsto concluir la ampliación de la pinacoteca sevillana en 2014
 
El Museo de Bellas Artes de Sevilla es la pinacoteca más importante de España tras el Museo del Prado. El Ministerio y la Consejería de Cultura trabajan en su rehabilitación y ampliación. La titularidad del museo sevillano es estatal y la gestión, autonómica. Por tanto, la última palabra en su ampliación la tiene el Ministerio de Cultura. El Museo de Bellas Artes, instalado desde 1840 en el Convento de la Merced Calzada, será ampliado en el vecino Palacio de Monsalves, cuya construcción data de principios del siglo XX. El Ministerio de Cultura prevé inaugurar el museo ampliado en 2014.
El arte de los siglos XIX y XX se mostrará en el Palacio de Monsalves
El Gobierno destina una inversión de 600.000 euros al proyecto en 2009
La pinacoteca alberga colecciones de los grandes maestros de la pintura y la escultura sevillanas del Siglo de Oro (Herrera el Viejo, Zurbarán, Murillo y Valdés Leal, ente otros). La ampliación abre la posibilidad de exponer numerosas obras de los siglos XIX y XX, lo que consolidará la proyección del Museo de Bellas Artes en el circuito internacional de las grandes pinacotecas. Además, la intervención dotará al museo de espacios para el disfrute público. La pinacoteca recibe actualmente unos 200.000 visitantes anuales.
La Consejería de Cultura ha elaborado una serie de documentos que servirán al Ministerio para llevar adelante las obras. El más importante de ellos es el Plan Museológico, que describe las actuaciones que hay que desarrollar en materia arquitectónica, expositiva, divulgativa, de seguridad y de recursos humanos en la pinacoteca.
Al actual Museo de Bellas Artes, que cuenta con una superficie de 7.775 metros cuadrados, se incorporará el Palacio de Monsalves, lo que permitirá casi duplicar sus instalaciones al añadir 6.690 metros cuadrados. El Museo de Bellas Artes permanecerá abierto durante el tiempo que duren las obras de remodelación en el Palacio de Monsalves. Las obras correrán a cargo del Ministerio de Cultura. El Ayuntamiento, por su parte, se ocupará de la remodelación de las calles que separan el Museo de Bellas Artes del Palacio de Monsalves y de la plaza del Museo.
El plan señala que la plantilla de 67 puestos de trabajo del actual museo deberá aumentar hasta los 110 o 120 con la ampliación. Ésta no sólo ofrecerá más espacio para exposiciones temporales, sino que también paliará el déficit de servicios internos (taller de restauración, tienda y oficinas). En el Convento de la Merced Calzada seguirán las obras de los grandes maestros hasta llegar al siglo XVIII. En el Palacio de Monsalves se mostrará el arte de los siglos XIX y XX.
¿Cuáles son los pasos que restan para la ampliación? "En el momento actual, se encuentra en tramitación la documentación técnica y administrativa que permitirá licitar, durante 2009, el concurso de redacción de proyecto arquitectónico", señala el Ministerio de Cultura en su respuesta a un cuestionario de este diario. El Ministerio prevé rehabilitar y renovar la disposición expositiva del Convento de la Merced Calzada y restaurará y adaptará a un uso museístico el Palacio de Monsalves.
La intervención incorporará a la exposición permanente colecciones que están almacenadas por falta de espacio y dotará al museo de un salón de actos, cafetería y espacios didácticos. También renovará la exposición permanente actual, demasiado densa y con una limitada presencia de aparato didáctico.
La Ley de Presupuestos Generales del Estado (Anexo de Inversiones Reales y Programación Plurianual de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos de Cultura) ha previsto una inversión de 600.000 euros con destino al museo sevillano para el año 2009. "Dicha cantidad podría destinarse a la redacción del proyecto arquitectónico, que se espera pueda licitarse durante el año en curso", recalca el Ministerio de Cultura, que no puede precisar aún cuánto costará la totalidad de las obras.
"El proceso de ampliación y reforma requerirá una fuerte inversión. Hasta que se concrete el proyecto, no se puede realizar estimación económica global, pero será importante, dado el tamaño del palacio y las necesidades del museo", afirma el Ministerio. ¿Cuándo comenzarán las obras de ampliación? "Según los plazos previstos, durante 2009 se podría proceder a la licitación y adjudicación de la redacción de proyecto arquitectónico. En paralelo, se procedería al desarrollo de estudios previos y la redacción del Programa Expositivo, Fase II", agrega.
El Ministerio de Cultura cree que en 2010 se podría entregar el proyecto arquitectónico e iniciarse la obra civil. "Según los plazos previamente indicados, las obras podrían discurrir durante 2011, 2012 y 2013. En 2014 podría procederse a la instalación expositiva, equipamiento e inauguración del museo", concluye el Ministerio de Cultura.
El Gobierno prevé la colaboración de otras administraciones a través de "fórmulas concretas" que propicien la creación de un consorcio. Este organismo establecerá, según el Ministerio, "el reparto de responsabilidades entre las instituciones participantes (Ministerio de Cultura, Junta y Ayuntamiento de Sevilla)". En resumen, ya hay unos plazos para la ampliación. "En principio, no hay ningún problema que demore la ampliación", resume el Ministerio de Cultura.
 
 
 
El País, 01/03/2009


La Asociación Velázquez por Sevilla solicitó ayer al director general de Museos de la Junta de Andalucía, Pablo Suárez, una auditoría "rigurosa" de los medios humanos y materiales con los que cuenta en la actualidad el Museo de Bellas Artes de Sevilla.
 
La petición se produce tras el robo de la cruz de madera de la talla Santo Domingo penitente, obra del escultor Juan Martínez Montañés. La denuncia del robo se realizó el pasado 20 de febrero.
 
Según el presidente de la asociación, José Andrés Vicente, la realización de esta auditoría por parte de la Administración autonómica "es una necesidad inaplazable, todo ello con el objetivo de que se depuren responsabilidades en un hecho que es de la máxima gravedad".
 
En este sentido, Vicente considera que "en el caso de que el resultado de este análisis demuestre que existen los medios humanos y materiales suficientes, se deberán tomar y exigir de forma expeditiva las responsabilidades necesarias desde el último bedel hasta el director del Museo de Bellas Artes". De igual modo, el presidente de Velázquez por Sevilla aseveró que, "si por el contrario, del resultado de la auditoría se deriva que no existen tales medios o que éstos son insuficientes, a quien se deben exigir responsabilidades es al propio director general de Museos".
 
Por último, José Andrés Vicente puso de manifiesto que desde la asociación "no se va a permitir que la Consejería de Cultura permanezca como hasta la fecha, silbando El puente sobre el río Kwai".
 
Por su parte, el delegado provincial de Cultura de la Junta, Bernardo Bueno, ya explicó que se tiene constancia del robo de la cruz desde el pasado viernes día 20 de febrero, día en el que se puso en conocimiento y se dio parte a la Policía Autonómica, que se encuentra actualmente investigando el hecho.
 
En este sentido, el responsable provincial de Cultura señaló que "no se trata de la cruz original de Santo Domingo penitente, una escultura tallada por Martínez Montañés en 1605 para el retablo del desaparecido monasterio de Porta Coeli, sino de una reproducción de madera realizada en el sigo XX".
 
El Museo de Bellas Artes de Sevilla, la segunda pinacoteca española tras el Prado, cuenta con una plantilla de 30 vigilantes para sus 14 salas. Los vigilantes trabajan en tres turnos por lo que, en el mejor de los casos, sólo hay 10 personas a la vez para cuidar todo el museo. Además, los visitante pueden acceder al museo con bultos o bolsos, ya que no es obligatorio dejarlos en consigna.
 
 
 
 
Aunque no tenemos motivos para ser optimistas, confiemos en que estas promesas sean cumplidas. Estaremos atentos.
 
     
Gustavo Bacarisas: "Sevilla en fiestas". Museo de Bellas Artes.

PATROCINAN